No hay que prometer nada porque las promesas son horribles ataduras, y cuando uno se siente amarrado tiende a liberarse, eso es fatal.
Benedetti (via natalie-apple)

(via natalie-apple)